Carta a todas las mujeres que les han dicho que se tranquilicen: hablen más suave y sean menos furiosas

Querida mujer a quien toda su vida le han dicho que se tranquilice, hable más suave y sea menos furiosa.
Tu  pensaste que si hablaras menos, y con una voz más suave, no se darían cuenta de la ira que exhala de tus pulmones en forma de palabras.
Te sientes como el fuego en un océano.La mayoría de los días te cuestionas a ti misma.
Te interrogas a ti misma, como si fueras una delincuente juzgada por tener una boca grande.

Tú te preguntas si eres demasiado habladora, demasiado obstinada y si estas demasiado enojada.

Se te ha enseñado a acomodar, absorber y la parte posterior de tu cuello te duele de tanto asistir con la cabeza.

Cada pregunta que haces en clase comienza con “disculpe”.

Siempre te hacen sentir como si estuvieras haciendo daño con tus opiniones.Como si tus palabras fueran una carga que soportar.

Yo te conozco. Yo sé quién eres tú, cómo te sientes y lo que pasa por tu mente enmarañada.Yo soy tú.

Te han dicho que tu enojo es contraproducente. Que sólo estás desperdiciando tus energías y (esta parte que más duele) que tienes demasiada pasión.

Y tú no entiendes cómo alguien puede tener “demasiada pasión”.

Te preguntas si tus hermanos, compañeros y amigos masculinos también les dicen que son demasiado apasionados.

Tú recuerdas que tu familia te decía que hablaras menos, mientras que tu hermano dominaba el debate de la mesa en la cena. A él lo llamaban “Seguro de sí mismo” y a ti, “impetuosa”. Tú te preguntabas por qué tenía que ser el océano, y tu ser el fuego.

Tú has practicado hablar suavemente en el espejo, pero aun así no te reconoces a ti misma en el reflejo y te odias a ti misma para tratar de cambiar.

De esta manera tú encontrarás a un hombre. Tú has pensado, nadie quiere a una mujer que es fuego. Te lo repites a ti misma.

Tú te prometiste a ti misma no enojarte con tanta rapidez.

Te arreglaste una inexpresiva  sonrisa en tu cara, pero ni tu gato estaba convencida de ella.

Te propusiste como meta inhalar, exhalar y reflexionar antes de decir algo que suene enojado. Nunca funcionó.

Un día conociste a un hombre que sonrió cuando tú levantaste la voz y vio tu lengua mientras rodaba por el interior de tu boca como si estuviera observando una obra de arte. Él amaba tu fuego.

Pero, incluso puso en duda su fuerza. Te pidió que fuera menos impetuosa con su madre y amigos. El grita de vez en cuando, pero, te dices a ti misma que te lo mereces.

Nadie puede contener tu pasión, tu ira y tu espíritu. Son tuyas y te adornan. Odias tener que reprimirlo por alguien.

La peor parte de estar menos enojada es todo el gran trabajo que necesitarías hacer. La ira es un inquilino permanente en tu cuerpo.

Todos estos años de tener que suprimir tu sexualidad ante los demás, las dudas acerca de tu cuerpo, la presión de todo el mundo a tu alrededor para ser una versión reprimida de ti misma. ¿Cómo puedes no estar enojada?

La impotencia de ver con los ojos relucientes como tu padre plantó bombas en el corazón de tu madre. El impacto te golpeó duro, y lloraste cada vez que viste en tu madre un gesto de dolor por la lesión.

Tu profesor, el líder de tu congregación, tus tíos, todos dijeron que eras muy difícil de controlar. 

¿Cómo va a posiblemente conservar un esposo con ese tipo de actitud? Se burlaron.Tú te quedaste allí pensando en cómo te gustaría demostrarles que están equivocados.

Todos esos argumentos que usaste con hombres que insisten en que estás exagerando.

Las innumerables veces que has sido llamada “dramática”.

La exclusión. La soledad. El aislamiento.

Pero, tu espíritu, tu fuego, tu enojo siempre prevalecerá.

Para la mujer que le han dicho que se tranquilice, que hable más suave y sea menos furiosa toda su vida, tú eres mi corazón en forma humana. No me gustaría estar en un mundo donde tú no existes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s